Avisar de contenido inadecuado

TRES ENEMIGOS COMUNES DEL CRISTIANO.

{
}

INTRODUCCION:

El cristiano experimenta un triple conflicto incesante y simultáneo: con, el mundo, la carne y el diablo. La vida cristiana es comparada a:

1)- UNA CARRERA: Heb. 12:1-2 << Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos enreda, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe; quien por el gozo que tenía por delante sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.>> Para correr esta carrera deben dejarse las cargas que el mundo impone.

2)- UN ANDAR: Rom. 8:4 << para que la justa exigencia de la ley fuese cumplida en nosotros que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. >> El poder de la carne debe ser vencido en la milicia. El conflicto con el mundo es exterior pide una drástica separación de él; pero. El conflicto con la carne es interno y reclama una completa confianza en el poder divino y una inteligente y apreciable comprensión de las fuerzas internas de la vida humana; El conflicto con Satanás es mayormente en los dominios espirituales e incluye la misma y absoluta dependencia del poder del Espíritu; De los enemigos del creyente. Satanás es el más poderoso, el más inicuo, el más engañoso, y el más asesino. El conflicto con el mundo es contra influencias. El conflicto con la carne es contra deseos íntimos. Pero el conflicto con Satán es contra un ser cruel, una persona que si no fuera obligado a obtener permiso de Dios para todo lo que hace hacia los santos Job. 1: 11-12 los destruiría a todos en un momento. El apóstol Pedro dice: 1Ped. 5: 8 que << el diablo anda como León rugiente buscando a quien devorar. >> En ningún momento de la vida el cristiano está libre de estos enemigos, en ningún momento está en capacidad para hacer frente ni aún a uno de ellos; pero también en ningún momento de la vida está él sin la ayuda infinita capacitadora del Espíritu Santo que le es dado como recurso en este encuentro con el mal. Cristo dijo en Jn. 15: 5 << Separados de mi nada podéis hacer >> por esa razón el apóstol Pablo dijo: a los Filipenses, en Fil. 4:13 << Todo lo puedo en Cristo que me fortalece >> Ninguno de estos enemigos es superior al Espíritu Santo, descubrir esto, creerlo y demandar su suficiencia mediante una actitud de fe es la clave de una vida victoriosa que honra al Señor. Es una actitud y no un acto. Pelear, la << buena batalla de la fe >> significa mantener una confianza en el Espíritu para combatir al enemigo. Ya que en esta vida nunca es erradicada la influencia del mundo, ni la carne, tampoco la de Satanás. Examinemos individualmente estos enemigos.

1)- EL MUNDO. Después de la verdad revelada en cuanto a Satanás está en segundo lugar en su alcance la confusión, ignorancia, e incomprensión acerca del cosmos o sistema mundano, gobernado por Satanás. La verdad en cuanto a Satanás y su sistema está bien establecida en las escrituras; y a pesar de esto, existe mucho más que un normal descuido y no se percata su naturaleza, poder y designios de estos enemigos. La verdad con respecto a Satanás y su sistema mundano ha sido examinado extensamente bajo Satanología,una división de Angeleología. En el Nuevo Testamento la palabra mundo es una traducción, en su mayor parte de tres términos griegos muy diferentes usado cuarenta y una veces, al referirse a tiempo. Como tanto se ha dicho antes, que el sistema mundial es el que proyecta la realización de lo que procuró Satanás al principio cuando se apartó de la voluntad de Dios. Jn. 8:44 << Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. >> Is. 14:12-14 << ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. >> El sistema que Dios ha permitido que lleve acabo Satanás a fin de que pueda ser juzgado juntamente con sus príncipes, porque ha demostrado lo que es en realidad. Más allá aparté del evidente permiso divino para que este mismo sistema siga su curso, incluyendo el mal que encara, Dios está ejercitando su propia autoridad sin merma alguna sobre su creación. Estrictamente hablando, Satanás no ha producido nada. Todo lo que él utiliza se lo ha apropiado en lo que de manera alguna le pertenece. El conocimiento preciso de todo lo que abarca el sistema cósmico de Satanás se alcanzará sólo al examinar los contextos en los que abarca la palabra cosmos. Esto viene hacer el estudio específico de una de las más grandes doctrinas del Nuevo Testamento, lo que muchos hombres importantes no han podido conseguir; y porque esta verdad es captada escasamente, es que muchos creyentes están ajenos de la enemistad que el sistema mundano mantiene contra Dios y su pueblo. Santiago escribe: 4:4 << ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. >> Esta referencia al adulterio aquí está ligada a una costumbre espiritual y por lo tanto significa un olvido del verdadero amor y lealtad a Dios, sustituyendo en su lugar las cosas de este mundo gobernado por Satanás. Otra vez dice en el 1:27 que la responsabilidad del cristiano es de << mantenerse sin mancha en este mundo. >> para el cristiano es una gran ventaja el conocer la naturaleza y extensión del sistema mundano o cosmos. Esto incluye a los gobiernos regidos por la fuerza y motivados por la codicia Lc. 4:5-6 << Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. 6 Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. >> con todo el creyente tiene que vivir, bajo y en muchos aspectos, participar con y orar por, estos gobernantes. Porque se dice que sus leyes son ordenadas de Dios. Este sistema satánico tiene sus normas educativas e ideales que se oponen e ignoran cada hecho y aspecto de la revelación. Pues 1Co. 1:21 << Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría >> en este caso el hijo de Dios o sea el cristiano todavía tiene relación con el sistema mundano y su educación en varias maneras. Este sistema mundano profesa defender, o a lo menos tolerar sus propios ideales religiosos, ideales que son no más que un reconocimiento de la ética unida a una negación de cada aspecto de la gracia salvadora de Dios hecha posible a través de la sangre del sacrificio de Jesucristo; de manera semejante el sistema mundano tiene sus propios pasatiempos. El mundo y los cristianos "mundanos" acuden a las cosas llamadas mundanas porque descubren en ellas un anestésico que amortigua las penas de un corazón y una vida vacía. La espiritualidad no consiste en un "no harás" o "harás esto" ella abre las puertas a la bendición eterna, a las energías y recursos divinos. Es mas un problema serio el remover los elementos de relajación y los juegos de cualquier vida. No podemos ser física, mental y espiritualmente normales si negamos estos factores legales a la vida humana. Dios ha hecho tan buena provisión y para que nuestro gozo sea completo. Es necesario notar que una de las características de la verdadera espiritualidad que la invocación para efectuar los más pequeños deseos y decisiones para la mundanalidad entre los cristianos es la de llenar el corazón y la vida con las eternas bendiciones de Dios que habrá una preocupación gozosa y una relativa abstracción de lo que no es espiritual. Ejm. una hoja muerta que puede pender de la rama verde será echada silenciosa mente a tierra por furiosas tempestades cuando la nueva savia fluya al principio de la primavera. Esta hoja se cae porque hay una nueva manifestación de vida preciosa que procede del interior hacia el exterior. una hoja muerta no puede permanecer en donde está brotando un nuevo retoño, así no puede la mundanalidad prevalecer en donde las bendiciones del Espíritu están fluyendo. El pastor no es llamado a predicar contra las "hojas muertas" el tiene un mensaje del manantial de vida. Cuando se anda en el Espíritu no se pueden hacer las cosas que se harían de otro modo. En ocasiones no siempre se puede discernir la línea de separación entre las cosas de Dios y las cosas de un mundo organizado. No obstante el conflicto con el mundo, con su resplandor, y sus engaños es muy real. El apóstol Juan escribe: en 1Jn. 2:15-17 << No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.>> El hijo de Dios no es del mundo en este sentido. En su última oración en el aposento alto Cristo dijo dos veces: Jn.17: 14 << no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. >> 1Jn. 5: 19 << Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno. >> Por lo tanto esto hace que el creyente viva separado del mundo; y solamente puede hacer esto cuando está capacitado de poder y dirigido constantemente por el Espíritu Santo. Otra vez Juan declara en su primera carta: 1Jn. 5:4-5 << Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? >> Es evidente basado en el hecho del versículo 5, que la fe que se refiere, es en el hijo de Dios como el camino a la victoria sobre el mundo, que él está contemplando la liberación del cristiano del sistema mundano, o cosmos. La cual se lleva acabo cuando el creyente es redimido (Col.1: 13) pero es igualmente cierto decir que es por la fe o confianza en el poder de Dios que él es libertado de la mala influencia del mundo-cosmos de día en día. La liberación posterior cada día de este mundo parece ser aquella a que se refiere la segunda mitad del versículo 4, del mismo capítulo de 1Jn. 5 << y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. >> Aún cuando es muy difícil trazar la línea de demarcación entre el andar espiritual del creyente y la elección del mundo, y por causa de los atractivos y demandas del mundo que son tan incitantes para el creyente, cuando no prevalecientes, en todo tiempo y bajo cualquier circunstancia el poder suficiente de Dios debe ser reclamado para ser victoriosos. En el mayor de los casos la palabra traducida carne, es sinónimo de cuerpo. La palabra carne es más empleada más menudo con referencia a la totalidad del hombre no regenerado: ósea el complemento del hombre: espíritu, alma y cuerpo. Y ya, en este caso asume un significado ético, no sólo incluyendo el cuerpo, sino todo lo que hace a un ser que sea ser viviente, la realidad invisible que se expresa y manifiesta a través del cuerpo: estos factores vivientes de la existencia humana y son todas partes integrales, es decir: espíritu alma, corazón, mente, sensibilidad, voluntad y conciencia. Por su primer pecado el primer hombre llegó a ser de un orden diferente de aquel en que había sido creado, y por la ley de la procreación la adquirió su descendencia, esto es que las especies se reproducen según su especie. Y que la descendencia de Adán había caído, está demostrado por el crimen de su primogénito, y habiéndose derivado de Adán a esta naturaleza caída es llamada propiamente la naturaleza Adámica. Siendo una parte integral del hombre está naturaleza mala no puede ser removida hasta que el cuerpo mismo en el que funciona sea redimido. Punto final. no debemos ignorar que somos diariamente acosados por los enemigos más feroces de nuestra alma, enemigos que están con nosotros y en nosotros mismos. Como lo es el mundo y la carne misma, está como dice la Biblia que rotundamente << Se opone contra el espíritu y por esa razón es que muchas veces no llegamos ha ser aquello por lo cual Dios nos llamó y así el nombre del Señor sea glorificado. Por eso el llamado de Dios es ha que no nos confiemos del mundo y la carne porque fácilmente podríamos caer en la trampa de la carnalidad y la mundanalidad!!! Clamemos al Señor que nos ayude y no nos deje caer en la tentación. Continúa parte #2

{
}
{
}

Comentarios TRES ENEMIGOS COMUNES DEL CRISTIANO.

Está muy bueno, lo recomiendo!!!
MINO. MINO. 29/03/2013 a las 05:06

Deja tu comentario TRES ENEMIGOS COMUNES DEL CRISTIANO.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre